DESAMPARADO

septiembre 3, 2015 at 7:10 pm 2 comentarios

Aylan

Me topé con tu tragedia en un video como tantos se cuelgan en Facebook. Al principio creí que era una broma de mal gusto, un experimento social, qué se yo… cualquier cosa que no fuera lo que finalmente era: un niño de tres años muerto en la playa.

Aún veo tu carita helada contra la arena, y el mar rozando tu cuerpo inmóvil. En los cinco segundos que aguanté viendo el video, esperaba que te levantaras, que me dijeras que todo era un juego, que todo está bien, que los niños de tres años no pueden morir así. Pero sí estabas muerto, y estas líneas van escritas para alguien que ya no existe.

Nunca leerás este texto, nunca te alcanzará mi amor repentino ni mi vana compasión . Sólo puedo sentarme y escribirte, porque no quiero olvidarte, porque no quiero que olvidemos tu muerte inútil y evitable.

No te quiero convertir en símbolo de nada, pequeño Aylan, porque eres un niño muerto, y si eso no nos basta, y necesitamos que tu cuerpo signifique algo más que un niño muerto, es que como humanidad no hemos logrado nada. Pero en todo el mundo circula tu foto, y de pronto Siria está más cerca, y tú, con tu polerita roja y tus jeans; tú, que pasarías por un niño chileno, mexicano, chino o español; tú, a pesar de lo que yo quiera, finalmente te vuelves símbolo y mártir de este mundo indiferente y desigual.

Ojalá no fueras un niño símbolo, y estuvieras vivo y jugando con tu hermano también muerto. Ojalá no te hubiera conocido, ni a tus mechitas oscuras que son iguales a las de mi hija, que crece en un país sin guerra, en un hogar sin miedo.

Te habría gustado jugar con mi hija. Se llama Amparo, que significa “refugio”. Recuerdo que elegí su nombre desde la convicción que en el mundo faltan más refugios, falta más compasión por la suerte del hermano.

Ahora descansa de nosotros pequeñito, que acá tendremos que vivir con la vergüenza de no haber sabido ser humanos.

PD: No quise postear la foto. Busqué una que permita recordar a Aylan como él mismo debió recordar su infancia. Como un niño feliz. Aylan junto a su hermano mayor Ghaleb.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

QUÉ ABURRIDOS SOMOS LOS FELICES. Spoilear Quiero

2 comentarios Add your own

  • 1. Pame  |  septiembre 3, 2015 en 7:53 pm

    Ojalá esto fuera solo una pesadilla, es una vergüenza mundial, la prueba de nuestra pérdida de humanidad, siempre son los inocentes quienes pagan… Un gusto volver a leerte aunque sea en estas circunstancias…

    Responder
  • 2. Don Vitto  |  septiembre 10, 2015 en 8:24 pm

    Ay amigo mío… interrumpí mis labores habituales para ver qué tenías escrito en tu blog, que así como nuestros llamados son cada cierto tiempo. No puedo decir más que nudo en la garganta; pena y Amparo para todos. 3 años y su hermano mayor… Ya te imaginas cómo me debo sentir. Un abrazo

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

septiembre 2015
L M X J V S D
« Nov   Dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: