QUÉ ABURRIDOS SOMOS LOS FELICES.

noviembre 10, 2014 at 11:55 pm 5 comentarios

El 9 de noviembre del 2012, los que aparecen en esta foto fueron testigos de una promesa y del anuncio junto a la Doña de la ruta que decidimos trazarnos, cigueña incluida, para el año siguiente. Nunca he sido amigo de los plazos, así que al final me tomó 24 meses lo que me propuse hacer en 12, pero henos aquí, con varios pasos avanzados y la fe intacta.

DSCN5527

Todos los que fueron testigos de aquella promesa, hace dos días estuvieron invitados a verla hecha realidad. Hubo algunas dolorosas ausencias, pero la mayoría estuvo ahí para ser nuevamente testigos, esta vez del amor mutuo y que incubó una niña que crece en el vientre de mi Señora.

Y digo Señora así, con mayúscula, porque quiero decirlo con la misma reverencia con la que el Quijote hablaba a Dulcinea, el Cid Campeador a su Jimena o el Dante a Beatriz.

Mi Señora, por quien libraré todas mis batallas..

Mi Señora, por quien hinco la rodilla en gratitud por su cariño.

Mi Señora, a quien prometí proteger y hacer feliz.

Matrimonio_01

La ceremonia fue todo lo que esperábamos: sencilla, espontánea y cargada de significado. Muy pocos sabían que la invitación a un asado cumpleañero y “baby shower” era en realidad un matrimonio sorpresa. Eso nos salvó a todos de la corbata y el taco alto, de las nefastas listas de novios, del ceremonial ajeno y frío. No hubo champagne pero sí cervezas, no hubo camarones pero sí empanadas, no hubo salones ni iluminación, pero sí piscina, quincho y guitarras.

Y lo que nos sobró (aparte del vino y el ron) fue el cariño genuino de los invitados, los abrazos estrechos, la conversación tranquila con todos ellos, los buenos deseos, las tallas en pleno discurso, el chiste rápido de los que se conocen bien.

Con todo, lamentamos también varias ausencias. Encabezadas por supuesto por mi viejo, que espero haya estado mirando desde el cielo imposible de los ateos. La verdad es que no importa tanto, creo que los padres viven siempre en sus hijos, así que en cierto sentido, esto también lo vivimos juntos.

También faltaron los hermanos, Manolo en Suecia y Gonzalo por laburo. Y un par de hermanos que no lo serán de sangre, pero cuyos vacíos se notaron. Mi amigo de infancia, el buen Mílex por ejemplo, que decidió sentar cabeza y armar familia en la vieja España. Sé que le hubiera gustado estar en mi matrimonio, lo mismo que a mí me habría gustado estar en el suyo.

Aquí les dejo estas líneas también al Tuto Avendaño, junto con mi gratitud perenne por haberme mostrado la fraternal templanza de los cerros de Valparaíso, por regalarme su amistad y compartir conmigo su cariñosa inteligencia.

Al Vittorio Solari, que conozco de niño y aunque la vida distanció nuestros caminos, sé que la amistad se mantiene. Y al otro Vittorio, Sessarego, que recuerdo que alguna vez le reclamé por no invitarme a su matrimonio. No entendí entonces (como entiendo ahora) que siempre están las ganas de invitarlos a todos, pero el espacio y el presupuesto te obliga a tomar ingratas decisiones.

Al Pelao Romero y a Mauriciom, amigotes del colegio con los que nos tenemos prometidas unas cervezas indemnizatorias. La Paula López, mi amiga de tantos trabajos y carretes universitarios, a la que no veo hace tanto. Dejamos pasar una excelente excusa para juntarnos. Mil perdones.

La Chichita Beltrán, con la que por muchos años tuvimos de esas amistades de cometa, que orbitan por años y luego se reencuentran. Confío en saber enmendar este desaire imperdonable.

Al Pelao Palma y la Cami Genovese, par de testarudos que persiste en regalarme su amistad, pese a mi probada ingratitud. Al Ofo Arias, con quien vivimos las primeras pellejerías en Santiago, y las pasamos con un inolvidable Ron Pampero, al Ricardo Felipe que andaban recorriendo las rutas incas.

A Rubiños, Lopez, Vásquez y varios más de la brigada porteña, que aunque los invité no les dije de qué se trataba, sino seguro que cambiaban sus planes para arrimarse al bello evento.

El Nico Gorigoitía, el Claudio Elórtegui, los compañeros de colegio, de la U, los compañeros de pichanga de la oficina, y un quizás larguísimo etcétera. A todos ellos mis disculpas, sepan que de haber podido, los habría tapado de carnes, vinos y cervezas 🙂

Y junto con estas disculpas, vaya también mi gratitud para los 100 que estuvieron, con guaguas y niños a cuestas, con vinos y regalos en los brazos, con abrazos sinceros, con palabras sentidas. Muchas, muchas gracias por tanto, y perdonennos por tan poco, pero como dije en el brindis, somos gente de equipaje ligero.

PD1: Es lindo poder escribir esto en el blog, que empezó hace ya tantos años, conmigo saliendo de la U y sin tener idea de la hermosa vida que terminaría forjando.

PD2: Nada. Sólo se me ocurren más palabras de alegría y gratitud. Qué aburridos somos los felices.

Un abrazo.

Malaquías.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

INGENIOSA TEORÍA DE LA ESTUPIDEZ MASCULINA DESAMPARADO

5 comentarios Add your own

  • 1. Pame  |  noviembre 11, 2014 en 11:46 am

    Muchas felicidades Malaquías del fondo del corazón les deseo todo lo mejor del mundo y una gran bienvenida a la nueva integrante del clan Valderrama, un abrazo a la distancia y mil bendiciones!

    Responder
  • 2. The big brother  |  noviembre 12, 2014 en 4:05 pm

    Me siento Como Sancho Panza

    Responder
  • 3. pesaitamarisopa  |  noviembre 18, 2014 en 2:01 am

    A pocas semanas de cumplir mi primer aniversario de Matrimonio me entero que mi amigo virtual con el que compartí tantos filosofeos en torno al amor y el compromiso, pisó el palito y con la marraquetita bajo el brazo! Hace un año atráz yo estaba en las mismas y mi celebración fue muy similar… Tan distintos no éramos a pesar de todo! Muchas felicitaciones y mucha suerte en esta hermosa aventura que te llenara de hermosos momentos!! Cariños

    Responder
  • 4. Milenko  |  noviembre 22, 2014 en 6:41 pm

    Lo mejor es que cuando me llamaste entendí que era el domingo la cosa. Por un momento pensé en agarrar un avion y llegar de sorpresa. Qué sorpresa sería haber llegado el día después.

    He visto las fotos. La foto en que abrazas a tu madre realmente habla sola.

    Ya celebraremos.

    Por ahora iré rememorando historias, porque creo que me tocará el rol de “… cuando yo conocí a tu papá, en la primera mitad de los 80, del milenio pasado, …”

    Responder
  • 5. Gaby  |  mayo 11, 2015 en 8:01 pm

    te falté yo..supongo que me extrañaste…casi dos años tarde llega este posteo. tu beba está hermosa…cuidate, y exxxito.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

noviembre 2014
L M X J V S D
« May   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: