CASI DOS AÑOS

agosto 23, 2013 at 2:07 am 4 comentarios

Lo bueno de tener un blog (que no te lo da el histérico Twitter, ni el metiche Facebook) es que uno lo siente propio, y va armándolo a su pinta y gusto. Si la gente que ocasionalmente, buscando fotos de Pampita, o relatos del Niño que Llora, cae por acá, tiene la opción de largarse o merodear un rato.

Si se queda, se volverá un fisgón periódico de este espacio, y será bienvenido, con galletitas o cerveza, según prefiera. Pero eventualmente, cuando los llame la mamá o tengan que ir a trabajar, me vuelvo a quedar solo, y paseo por los rincones revisando los muebles que armé un día, o los colores que escogí para tal o cual rincón.

Hace dos años que no entraba a mi propia casa, y el polvo se juntó sobre la mesa, las matitas se secaron y ni les cuento las cosas que encontré en el refrigerador. Pero tras ordenar lo básico me senté en mi viejo sofá y me puse a contemplar al que fuera mi refugio desde hace unos diez años, cuando venía acá para escapar del tedio laboral o una que otra pena.

Y bueh, creo que por lo mismo vine hoy a darme una vuelta. Sólo que esta vez no son las penas ni el tedio lo que me arrastró de vuelta al blog, sino un vacío que hace rato me estorbaba, y a falta de una definición menos pretenciosa, lo diré tal como lo siento: echaba de menos crear algo simplemente por el placer de hacerlo.

Verán. Cuando uno descubre su pasión, y hace de eso su profesión, pasa que finalmente te vuelves bueno haciendo lo tuyo, y te pagan por ello, pero (en mi caso) significa escribir para un tercero, y no sobre lo que realmente te gustaría escribir.

Pongámoslo así: supongamos que tu pasion es pintar, te encanta los colores, disfrutar el olor de la pintura y qué se yo. La comodidad poquito a poco te empuja ya no a pintar cuadros, sino a pintar casas con una brocha gordota. Entonces te ganas la vida pintando casas de otros, y armas tu vida en base a la plata que recibes por tu trabajo. Llegas a tu casa (verdadera, no al blog) cansado pero contento, y el único contratiempo es que no quieres ver un pincel, ni imaginar un paisaje, y así el atril y la paleta se quedan ahí, juntando polvo, como los posteos de mi blog.

Pero llegará una noche como ésta, en que pese al cansancio y el embotamiento de tus dedos, sepas que tu corazón aún tiene hambre de acuarelas y paisajes imaginados. y encuentres las fuerzas para pararte frente al lienzo en blanco e intentar algunos trazos.

Al principio, como todo aquello que se deja por un tiempo, te costará un poco, y dibujarás al azar sin saber muy bien dónde te diriges. Poco a poco, como me está pasando, irás encontrando tu sendero, y las figuras (palabras) aparecerán con fluidez.

Si usted (ahora es usted, pasó un rato y me puse respetuoso) mira en la barra del navegador, verá que dice “las escasas aventuras de Malaquías Valderrama”. Y lo cierto es que sí soy de pocas aventuras. Mi vida discurre sencilla y plancentera, y si esto fuera la Tierra Media, probablemente sería un hobbit, no sólo por estructura ósea y pilosidad, sino también por preferir una buena cena y la promesa de un hogar, antes que recorrer el mundo con la vida en un morral.

Por eso, o quizás por eso, prefiera vivir mis aventuras desde el sofá de mi blog. Conversar con los fisgones ocasionales que golpean a mi puerta y conocer las grandezas del mundo a través de sus ojos. Por supuesto que de repente agarro vuelo y me largo dos años en una aventura épica, pero siempre volveré un ratito a la soledad de este espacio, a releer las cosas que pensaba hace diez, ocho o cinco años y, sorprendentemente, reirme de chiste que ya había olvidado.

Es lindo leerse y caerse tan simpático.

Creo que por ahora es todo lo que tengo para compartir con ustedes, ocasionales fisgones. Probablemente mi cuadro no haya quedado tan chispeante ni colorido como otros, pero bueh: es bien sabido que hasta Van Gogh tuvo sus días malos.

Pero es rico estar de vuelta.

Nos vemos, amigos de siempre.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

Infiltrado en la tribu de las Mujeres VUELO CON TURBULENCIAS

4 comentarios Add your own

  • 1. Pame  |  agosto 23, 2013 en 1:20 pm

    Bienvenido de vuelta al ruedo Malaquías un placer encontrarlo de nuevo, no se preocupe las musas pronto volverán, un abrazo enorme.

    Responder
  • 2. Katty  |  agosto 23, 2013 en 1:55 pm

    Encontré tu blog cuando ya no estabas y me apreté la guata riendo con tus anécdotas. De cuando en cuando volvía a revisar si habías publicado algo nuevo. Que bueno que has vuelto a tu casa. Mientras tu vivas aventuras desde tu sofá, yo las disfrutaré desde el mio. Slds.

    Responder
  • 3. Karl Heitmann  |  agosto 24, 2013 en 3:36 am

    Grande!! Felicitaciones por la publicación, bastante divertida y “enganchante”

    Aprovecho de decirte por acá que tus estados en FB son super cómicos, deberías explotar más tu lado de escritor: A pintar más paisajes!!!

    Un abrazo!!!

    Responder
  • 4. Carlitros  |  septiembre 16, 2013 en 12:51 pm

    Tanto tiempo estimado.

    En esta extraña semana en que me toca trabajar, volví a mirar a ver si había pasado algo por este rincón. Que bueno volver a encontrarlo.

    Harto que no lo leía, recuerdo que cuando comencé a hacerlo aun podía decir que yo no tenia ninguna cana.

    Un abrazo y no se pierda tanto.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

agosto 2013
L M X J V S D
« Oct   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: