Ésta es mi casa, sí señor.

enero 21, 2011 at 1:27 am 8 comentarios

Lo bueno de tener un blog (y que no te lo da facebook, ni menos twitter) es que en el ejercicio mayor de escribir más largo, de escribir para otros y para sí mismo, uno va dejando tras de sí una estela de su esencia, de lo que piensa, siente o vive en el momento en  que posa sobre el teclado sus ideas. Por eso vine hoy, porque quería encontrarme de nuevo con ustedes, los fisgones de siempre, y también conmigo mismo, con el que solía escribir por gusto, por soltar la mano, para entretenerse un rato.

Quizá los que aún tenemos un blog, como los que aún usan messenger, seamos los nuevos saurios, los nuevos nostálgicos de una era que va en retirada, pero en tanto mantengamos en alto la consigna de nuestro arte, de esta contradicción permanente de la intimidad hecha pública, creo que tendremos pergaminos suficientes para levantar la cabeza y decir, “sí, soy bloguero”.

Y lo que me trae hoy acá, para variar, son dudas, miedos e incertidumbre, porque ¿dónde va uno cuando se siente triste o confundido? Pues al regazo del hogar, o a la compañía de los amigos que escuchan (leen) en silencio y luego ofrecen el hombro sabiendo que sólo eso hace falta. Y acá yo encuentro ambas cosas. Siempre les he dicho que acá serán siempre bienvenidos, y que ojalá se sientan en casa, pero este espacio, que por años he tejido a punta de escritos más o menos felices, es sobre todo mío.

Fue aquí, por ejemplo, que entablé amistades que aún perduran, que conocí gente que transmitía al mundo sus propias inquietudes y certezas, sus reflexiones y comentarios mordaces. Me felicito por haberme permitido vivir eso. Fue también aquí donde abrí una tribuna pública para comentar mis rollos, para buscar aliento o el necesario raspacachos, tan bienvenido de vez en cuando.

Y heme aquí, varios años más viejo, varios fracasos más en la mochila, enfrentando el futuro con la mirada cansada, pero estoica, con los puños gastados pero firmes y el corazón partido pero latiendo. Como ya aprendí de mis errores de antaño, no andaré ventilando aquí cosas de las que después pueda andarme arrepintiendo, pero sepan ustedes, queridos fisgones, que por estos días tomé una decisión tan difícil como importante: digamos que estaba en un lugar muy cómodo de mi vida, con una compañía que me apañaba durante el día, y me cobijaba por las noches. Con alguien que supo prodigarme sólo palabras buenas, sonrisas sinceras y momentos gratos.

No obstante, o quizás por eso mismo, haciendo de tripas corazón hube de dar el paso al lado, porque no teníamos aquello que nos venden las películas y los libros, no me bastaba con la promesa del momento grato y perenne, y me hacía mirar con anhelo un futuro difuso, incierto, y quizás inexistente. ¿Será que el amor no existe? ¿o será que por morfología, estoy condenado a boicotearme, sin reconocerlo cuando me azota en las narices con sus plumas rojas?

Hoy me siento – y perdonen la cursilería – un marinero de la vida, alguien que rechaza la comodidad del nido recién descubierto, y prefiere ir en busca de la orilla ignota, de la maravilla prometida y acaso falsa. Soy el que no resiste la tentación de arriesgarlo todo, aún cuando la mitad de su alma confundida le pide a gritos que de media vuelta y se aferre a la orilla que no obstante abandona.

Es bueno estar de nuevo en casa, para ordenar las ideas y encontrar fuerzas donde no las hay. Es bueno reencontrarme con ustedes, que tanto trecho han caminado conmigo, que me han visto tropezar y levantarme, para decirme “tranquilo Malaquías, todo saldrá bien”. Espero que tengan razón, aún cuando soy yo el que pone estas palabras en sus labios aún silenciosos e ignorantes.

Les mando un abrazo estrecho, desde la soledad de mi casita encumbrada en Valparaíso, mientras una luna roja entre los cerros anuncia la promesa de noches nuevas. Espero leerlos pronto, queridos fisgones, y como siempre, gracias por prestar los ojos amables a mis desvaríos de hombre ciego.

Un abrazo,

M.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

Mis micropoderes Sobre las vacaciones

8 comentarios Add your own

  • 1. Fósforo  |  enero 21, 2011 en 1:53 am

    No sé si lo que agregue en este comentario sea el efecto de ver el gusto vital por el buen uso de las palabras, o quizás tal vez el el buen uso de las palabras para el gusto por la vida.

    En realidad, felicitarte por la calidad del escrito es como encontrarse con Messi y elogiarlo por sus enganches. Lo que sí me parece extraordinario es el acierto que pueden tener tus palabras en los momentos propios de los lectores, haciendo tan loable tu redacción como el buen uso de tu empatía.

    Gracias

    Responder
  • 2. MansoNegro  |  enero 21, 2011 en 3:09 am

    Si no hay magia, en mi opinión, tomaste la desición correcta. La vida es así y la vanguardia también.
    Ánimo “Malaquías” y que pronto te vuelva a latir con otro ritmo tu corazón, aunque creo que con el sólo hecho de volver a tu hogar y subir las escaleras será más que suficiente.

    Responder
  • 3. Pesaita Marisopa  |  enero 21, 2011 en 1:20 pm

    Que agrado después de meses revisando mis RSS, toparme denuevo con un post tuyo viejo amigo bloggero. Yo también tengo mi blog medio abandonado, por un mal momento familiar. Pero hoy sale el dol y capáz que vuelva a bloggear.

    Con respecto a tu post, suena como si tuvieras 50 años y por lo que se te quedan varios para eso. No olvides que nunca es tarde para reinventarse y empezar denuevo, creeme a mi!!!

    Besotes

    Responder
  • 4. WOLF  |  enero 21, 2011 en 5:37 pm

    Querido Malaquias:
    Leo este articulo y de alguna manera me acordé tambien cuando empecé a meter mi cuchara hace algunos años ya… y ser testigo de alegrias, penas deseos y satisfacciones era tambien algo que tambien hice mio, como sabiendo que al sucederle esas cosas a alguien mas, me sucedian a mi tambien.
    Entiendo que a veces uno siente que al ganar algo que anhelaba tambien pierde, y en mi caso he vuelto a ganar desde hace un tiempo una familia, tengo un trabajo muchisimo mejor pagado que otros, estoy comprando a cuotas un departamento en Viña, pero aun asi, aun asi, siento que era muy feliz cuando dependia de una tocata para parar la cuchara por una semana, y viviendo en una casona que se caia sola, pero donde habia libertad para mi alma, para no atender consignas, para andar como quisiera, y si bien es cierto, no era el motivo central en la vida de nadie, tambien era muy rico saber que si querias o te invitaban de un momento a otro a ir a la chucha del mundo, nadie pondría mala cara ni las explicaciones serian necesarias.
    Pero al saberme un lolo de 40, recien cumplidos, de una forma envidiable para tanto pendejo aviejado que se da tanto hoy en dia, tambien se que hay cosas que puedo dar por vividas, y merecen ser cerradas como capitulo completo, mision cumplida..hoy genero el dia del recuerdo y las nostalgias de pasado mañana, y a eso me avocaré..si tengo un auto, le sacaré el espejo retrovisor.
    Nunca he sentido que seamos amigos en el sentido que le dan los apologistas a cualquier relacion que no sea de enemistad declarada, creo que te conoci una vez para un cumpleaños, y probablemente si sumara todo el tiempo que pudimos dirigirnos la palabra frente a frente, no serian mas de 48 horas las que pueda afirmar como amistad, pero a traves de este blog tan querido puedo considerarte como un verdadero y trasparente amigo.
    No temas avanzar si sientes que la vida asi planteada te reserva algo mas, alla en el horizonte, donde el sol se pone.. como hombre joven, mas que un privilegio, es un derecho.
    Un abrazo, Malaquias!
    Un gran abrazo!

    Responder
  • 5. Pao  |  febrero 1, 2011 en 3:21 pm

    no hay caso… me parece que adolescemos del mismo mal y de los mismos vicios. Hay que ser valiente para asumirlo y tomar las desciones correctas, por eso te felicito y envio un gran abrazo.
    Ojalá estuviesemos mas cerca para poder reflexionar juntos y en voz alta este tipo de cosas con las que la vida al final te va haciendo o descomponiendo.
    Un abrazo
    Pao

    Responder
  • 6. petronius tribuno de la plebe  |  febrero 17, 2011 en 10:17 pm

    tus palabras nunca las trato de enterderlas…solo sentirlas..
    muchas veces me resisto a responder por exijir canales mas directos pero en fin..hago mi mea culpa..
    cuenteme algo asi no llego a verlo tan empelotas…
    su hermano rufian del norte..
    yo tambien tengo algo para contar…animo brother….avanti siempre avanti..

    Responder
  • 7. ximena  |  febrero 19, 2011 en 6:22 pm

    querido..reciba un abrazote desde coquimbito. la vida es una maleta llena de trajes , uno para cada ocasion, hoy usted se viste de nostalgia, ayer de dolor..en recuerdo de sus hermosos ojos gitanos le pido que hoy tome una camisa de color alegre, unos pantalones de corte audaz y zapatos comodos con un airecillo bailarin y salga a caminar como no poniendo mucha atencion, porque en esta alma antigua tengo el presentimiento de que algo bueno hay para usted a la vuelta de la esquina.
    me despido deseandole nuevamente, que la vida sea amable con usted

    Responder
  • 8. petronius tribuno de la plebe  |  mayo 10, 2011 en 9:35 am

    avanti brother….avanti….

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

enero 2011
L M X J V S D
« Nov   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: