LAS FRUTAS Y YO

julio 29, 2010 at 5:36 am 8 comentarios

A medida que la vida avanza, y el cuerpo no metaboliza como antes, uno tiene que empezar a reconciliarse con ciertas comidas que de niño disfrutaba y que durante la juventud rica en carbohidratos y parrillas, se hacen más escasas. Mi distanciamiento de las frutas y verduras crudas comenzó hace ya un día perdido en la memoria, pero el tantas veces reconocido sobrepeso y una cierta onda retro culinaria que me agarró por estos días, me tiene en un feliz reencuentro.

De hecho, comencé estas líneas tras saborear una manzana fuji de consistencia y sabor casi eróticos, que me quitó el mal sabor de boca que me dejó ayer una naranja con una clara vocación de limón. Frente a mi, reposa un membrillo aún sin machucar, que probablemente se transforme, literalmente, en el postre del mañana.

Así las cosas, con mi estilo de vida un poco (repito: poco) más naturista que antaño, he redescubierto un mundo de sabores que creí perdido entre los brumosos recuerdos de mi feliz niñez, y me di cuenta que aunque el disfrute de la fruta (ja, soy un loquillo) es el mismo, mis gustos particulares han cambiado: si antes mis frutas favoritas eran el plátano y la sandía, hoy cierto pudor sexual me inhibe de comer bananas en público con el ingenuo placer de mis tiernos años, y la sandía me da fiaca, porque si eres tú mismo el que tiene que acarrearla y servirla, pierde gran parte de la gracia.

Vamos viendo:

La naranja: No sé, la naranja tiene eso de que no hay forma de saber si está buena o mala de mirarla por fuera. Es como turbia, como que algo oculta bajo su gruesa piel de naranja. Pelar una naranja puede significar dos cosas, morder un pedacito para el corte inicial, con el consiguiente sabor agrio en la boca, o hundirle la uña con la consiguiente suciedad sub-uñística. Luego de pelarla, (que ya es un trabajo extra que por ejemplo, no te pide la manzana ni la pera) viene la prueba de fuego, en la que te puedes encontrar con una verdadera Fanta en estado sólido o un bodrio intragable que te llena la cara de morisquetas.

Preparación: botar los gajos, y meter la cáscara en una olla con canela, azúcar y harto vino. Servir en vaso.

El plátano: Como ya adelantaba, una serie de imágenes mentales que persisten en mi memoria hacen inevitable limpiar al plátano de su metáfora fálica. Ver a una señorita disfrutar de una banana, tiene para mí el mismo efecto lascivo que la escena esa de Megan Fox arriba de una moto. Por antítesis, para comerme un plátano tranquilo tengo que necesariamente estar solo, lo que no hace más que acentuar mis sentimientos reprimidos y abyectos. Todo mal.

Reconozco que el del problema soy yo y no el plátano. De hecho, es una fruta noble que sabe saciar el apetito mejor que ninguna otra, que viene en un envase inmejorable y que es además, amigable con otras frutas en la macedonia.

Recomendación: No guardarlo en bolsas plásticas.
Preparación: Meterlo en una juguera con azúcar y harta leche. Servir en vaso.

La manzana: Con la manzana pasa como con los perros. Hay variedades (razas) que me cargan, como el pekinés, y razas que me caen bien como el boxer o el pastor alemán. Así, la manzana fuji vendría a ser el Lassie de las manzanas, mientras que esa amarillenta y bien harinosa es un poddle toy. Las manzanas verdes también tienen lo suyo, aunque presentan el problema de que es difícil distinguir cuando están maduras y cuando están, curiosamente, verdes.

Recomendación: Si quiere quedar como un cool con la manzana, córtela horizontalmente, ábrala y descubrirá una estrella.
Preparación: Las Fuji se comen así solitas, las otras arrójelas bien lejos.

La Pera: La pera es la prima fea de la manzana: sólo con mucha suerte encontrará usted aquella pera de consistencia y sabor precisos, porque la mayoría de las veces esta fruta presenta manchas dudosas en su piel, y algunas partes medio blandengues y siempre, pero siempre termina uno chorreado. No se si les ha pasado que están comiendo pera y a medida que ésta se acaba la termina agarrando con dos dedos: el pulgar en la base (el poto, digámoslo) y el índice en la parte de arriba. Bueno, a mí muchas veces la puta pera se me ha partido saltando los pedazos para todos lados, y es un desastre. ¿A nadie más?

Recomendación: No apriete la pera cuando la tenga agarrada con dos dedos.
Preparación: píquela, luego pique plátano y manzanas y revuelva todo.

La Uva: En caso que no lo haya notado, la uva viene en racimos, lo que es ya una innovación que la distingue respecto del resto del universo frutícola. En este universo hay nobles caballeros de la Uva, llamados Sinpepas, y su versión oscura, el Sith de la Uva, la Conpepa. No me extenderé aquí entre uno y otro, porque me tinca que todo el vino de este mundo se hace de uvas Conpepas, así que hay que dejarlas en paz, pero en lo que se refiere a fruta como tal, la mayoría (o sea yo) preferimos las Sinpepas.

A no ser que lo diga el cartelito del puesto de la feria, es imposible saber si una uva tiene o no pepas desde afuera, y uno puede arriesgarse con una (que no es para tanto) o bien reventar un grano y cachar qué onda. Salvando ese obstáculo, queda aún otro más asqueroso: la puta uva que está medio rancia o podrida en medio del racimo y que justo no estaba mirando y me la comí y puaj, que es como amarga y ácida y que por qué putas no me fijé y qué se yo. Esas uvas con alma de pasa, son lo peor que te puede pasar en el reino de las frutas, y sólo por eso la uva cae varios peldaños en el ranking.

Recomendación: No coma mucha uva, engorda bastante.
Preparación: meta toneladas de uvas en una cuba, suba muchachas lindas y descalzas para pisarlas (a las uvas) Usté sabe el resto.

La nuez: La nuez es casi una infiltrada en este cuento, al punto que ningún niño en kinder hace “nueces” cuando le piden que dibuje una fruta. La nuez es la anti-fruta: seca, arrugada, invernal, calórica, es apenas una versión levemente mejorada del cuesco de durazno. No obstante, es rica y tiene forma de cerebro, que es bastante cool para los mismos niños de kinder. De chico, uno de los desafíos que supone la nuez es abrirla, y es de las primeras lecciones que nos da la vida: “a veces, habrá que luchar para conseguir lo que queremos”. Claro, ojalá todo se arreglara a martillazos poniéndola en la bisagra de la puerta, pero para ser primera lección, salva bastante, y la recompensa es grata.

Recomendación: No la martille muy fuerte, que la hará mierda.
Preparación: Ni idea cómo se hace el kuchen de nuez, pero qué cosa más rica.

El Tomate: ¿El tomate? Sí, el tomate es un fruto, y lo comento sólo para que vean que este espacio educa y entretiene, y que mi medio semestre en agronomía no fue en vano. Fin.

El Membrillo: Una profesora de religión contaba que Eva no comió una manzana, sino un miembrillo. Siempre me acuerdo de esa profe (de un apellido muy ad hoc al tema: Mora) cuando pienso en esta fruta de intenso amarillo y sabor extraño, porque el buen membrillo, ácido y seco, debe ser la única fruta que requiere acompañarse de un litro de agua para disfrutarla. Si de niños comer un membrillo sin machucar era una demostración de fuerza dental y primitiva hombría, hoy puede dejarnos en ridículo y con varios dientes menos. Además del tema del machuque, está el que el membrillo presenta a veces, pequeños orificios negros que el consumidor novato masca sin contemplaciones, para encontrarse luego con un gusano (o la mitad de éste) que coletea agónico entre la pulpa del fruto.

Recomendación: No coma membrillos con hoyitos negros. No se haga el lindo mascándolo sin machucarlo.
Preparación: El mejor membrillo viene en unos panes café oscuro, llamados “Dulce de Membrillo”. Servir con pan batido y un poco de margarina.

El Melón y la Sandía: He aquí un dilema que divide a la humanidad: Los promelones y los prosandías. Mi vasta sabiduría se vuelve insignificante al abordar esta duda existencial, porque argumentos de peso hay a favor de ambos titanes de la fruta. La sandía es “la ballena verde del verano” a la que le cantó Neruda, y el que no hay tomado vino enmelonado, no sabe lo que es vida ni vacaciones de verano.

La sandía tiene pepas incrustadas arteramente en su carne roja, el melón las tiene así facilitas de sacar. La sandía es fresca y el melón a veces es hostigosamente dulce. La sandía sale harinosa, el melón sale verde. Obviamente descartamos de este debate al melón calameño (que no crece en Calama, donde en realidad no crece nada), por desabrido y harinoso, sino que nos referimos al Melón Tuna, Balleno amarillo del verano.

No sé, alegres fisgones, las razones para uno y otro lado me abruman la mente, y prefiero dejar esta lucha eterna en un tenso empate, a la espera de que ustedes pronuncien el fallo final, por la fruta más rica, la mejor entre todas.

Un abrazo,

M.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

Lo importante es competir… hasta sangrar Mis micropoderes

8 comentarios Add your own

  • 1. WOLF  |  julio 29, 2010 en 5:42 pm

    Malaquias, maestro, que ciertas tus observaciones… a mi me paso lo mismo hace un tiempo en que se acabaron las cosas ricas que hacen mal, y tuve que recurrira lo que siempre compro en la feria, para ver como se pudre, salvo algun platanito y otra cosa que come mi atletica señora o mi nobel hija… estando en medio de esa crisis, recordé gustativamente ciertos sabores que eran apreciables, hasta que pasaba eso de apostar a que salia buena la cosa…situacion que no pasa con las cosas ricas que hacen mal..
    En mi caso, mantengo la sandia en el verano, me como media diaria, y las pepas no me complican tampoco tratandose de las uvas…las mastico y las trago como si fueran parte del menu fibroso…las naranjas, solo cuando se me hace agua la boca o veo una minita masticandolas con mucha cara de estar en celo…las manzanas son ñoñas, y la pera, la pera, es un verdadero manjar si poner un kilo en la juguera, unos cubos de hielo y un tarro de leche condensada…haga lo mismo con la chirimoya, que siguiendo el hilo de sus comparaciones, seria como la mina espinilluda del liceo, pero con el medio cuero y caliente ademas…nada mas rico.
    Un abrazo, Master, y un gusto volver a leer sus siempre interesantes observaciones…

    Responder
  • 2. Pesaita Marisopa  |  julio 29, 2010 en 7:12 pm

    Que la gracia la suya malaquías, hacer de un tema abosolutamente inútil e intrascedente una joyita literaria. Pucha que escribe bonito…

    Cariños

    Pd:Te puse en mis RSS y hace rato que no escribías nada!

    Responder
  • 3. Pesaita Marisopa  |  julio 29, 2010 en 7:13 pm

    Ah la naranja es lejos la más sublime de las frutas. Siempre digo “Yo viviría de fideos, naranjas y queso!

    Responder
  • 4. Pesaita Marisopa  |  julio 29, 2010 en 7:13 pm

    Ah la naranja es lejos la más sublime de las frutas. Siempre digo: “Yo viviría de fideos, naranjas y queso!”

    Responder
  • 5. Rodrigo  |  julio 29, 2010 en 8:38 pm

    Me quedo con las frutillas, las cerezas (corazon de paloma) y las tunas!, ahh y si voy para algun lugar con clima tropical que mejor que un mango!
    Saludos Malaquias, siga asi!

    Responder
  • 6. Malaquías  |  julio 30, 2010 en 12:12 am

    Wolf: Notables y acertados comentarios. La imagen de la liceana de buen cuerpo cubierto de espinillas me acompañará en mis pesadillas húmedas para siempre.

    Marisopa: Curioso, pero fijesé que mi auto-desafío fue escribir sobre el tema más anodino posible. Y quedó bien decentito. Respecto a vivir de fideos, queso y naranjas, espero que no sean los tres al mismo tiempo, o avíseme para ventilar la pieza.

    Rodrigo: Siguiendo la línea metafórica planteada por wolf, la frutilla sería la petisa llena de acné, así que en mi caso no hay por dónde. La cereza es lo mismo, pero con el cutis terso (todo bien) y las tunas, bueh, las tunas son un engendro lleno de pepas y con espinitas, sólo cosecharlas es una tortura. Amigo Rodrigo, debo reconocerle que no más mencionar las tunas, me lo imaginé en una tina, vestido con látex negro, azotándose con esas plantas tipo cáctus en las que crecen. (Con los mangos tengo una historia rebuena, pero es demasiado escatológica).

    Saludos a todos.

    M.

    Responder
  • 7. Carlitros  |  agosto 5, 2010 en 3:43 pm

    Tarde, tarde llegue a dar mi opinion.

    A mi me gusta la manzana, no es la mas rica de todas las frutas, pero es la mas fiel. Mis razones:
    1. es facil de encontrar, existe todo el año y todo negocio que venda fruta la tiene.
    2. Se puede comer perfectamente caminando con una sola mano (cosa que no se puede hacer con uvas, melones, etc).
    3. No chorrea ni deja sucio, como pasa con las naranjas o peras.
    4. Es la que menos engaña a la vista. Si la manzana se ve buena, lo mas probable es que este buena (puede salir harinosa, pero la posibilidad es mas baja). En melones, nunca se puede confiar. Ni hablar de las sandias.
    5. Es relativamente barata, y con una sola uno queda bien (mientras no sea muy chica). No asi con frutillas o uvas.
    6. Se puede comer completa, a excepcion del palito. No como los platanos que hay que pelarlos.

    Y como recomendacion final, las manzanas verdes son ricas con sal. Ahora si va a la zona de Valdivia, las manzanas ya estan saladas por la cercania con el mar y son muy ricas. (ademas la chicha queda muy buena)

    Saludos desde este lado del mapocho.

    Responder
  • 8. luchitoms@  |  noviembre 25, 2010 en 1:22 am

    Pero pq leo esto ahora recién ah??? pero cómo oye???, pedazo de texto, me reí a lot, notable, sobre todo ahora que la fruta la veo de lejos y en los sobres de jugo Zuko.
    Pero oígame don Malaquías, es efectivo que en Calama no crecen melones Calameños, pero de ahí a decir que no crece nada es otra cosa…y le diré que la cosecha de choclos en feberero es muy buena, y las mazorcas son del “one” y sirven muy bien para pasteles, pasteleras y humitas, característica que ha hecho que su fama se divulgue por toooooodo Calama. Sí, sólo Calama porque digamos que el Río Loa no tiene el caudal pa’ solventar exportaciones. Esop… ah bueno, sí tengo claro que el choclo no es fruta. Slds!!!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

julio 2010
L M X J V S D
« Abr   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: