Lo importante es competir… hasta sangrar

abril 13, 2010 at 3:24 am 7 comentarios

La cosa es así: llegué entre los primeros 1831 corredores de la Media Maratón de Santiago, en una travesía que me tomó poquito más de 2 horas con 30 minutos. Fueron 21 kilómetros que aún se dejan sentir en mis muslos agarrotados, mis pies heridos y mis tetillas sangrantes, por lo que quizá sea difícil entender que fue una experiencia completamente repetible.

Yo soy el del fondo

Digamos también que mi propia maratón tuvo un “bonus” de 15 cuadras que troté para llegar a La Moneda, y que cuando llegué ya habían partido los de mi categoría. Y así, siendo las 8:10 de la madrugada de un domingo cualquiera me lancé junto a miles de trotones para recorrer 21 kilómetros de calles santiaguinas. Los primeros 2 kilómetros fueron un juego de niños: la gente corría relajada, bromeaba, y entónabamos el clásico CEACHEI. Yo me dediqué a sacar fotos a algunos pintorescos corredores, algunos disfrazados, otros con mensajes como “Corro por Cristo” y así. Pero por razones obvias, las fotos salieron muy movidas.

En el kilómetro 5, habia decenas de promotoras estirando el brazo con vasos de gatorade y agua fría. Un devorador de kilómetros como yo, estuvo a punto de desdeñarlas, pero al final acepté un vasito de agua que medio bebí y medio me tiré en la cabeza, más de pintamonos que por calor real (eran como las 8:40).

De ahí en más, pasó algo extraño: los kilómetros se empezaron a alargar. Cada vez era más difícil cubrir los mil metros que separaban un hito del siguiente y cuando por fin llegué al kilómetro 10, suplicaba por un trago de agüita. No recuerdo bien, pero creo que por ahí también comenzaron los dolores: primero tímidas punzadas en la ingle, luego un tirón constante en los muslos y después una agonía de ácido láctico que recorría mis dos piernas completas, rematando en un par de pies palpitantes sobre el asfalto.

No obstante el dolor, el apoyo espontáneo de la gente que se asomaba por la ventanas, y se paraban con carteles en la calle, me provocó una sensación muy extraña, como de felicidad emocionada. Les prometo que mientras sentía que las rodillas se me desarmaban, me embargó una sensación que me puso al borde de las lágrimas. Yo no sé si habrá sido una sobredosis de endorfina, pero me acordé de mi papá, de mi gente, de los éxitos, los fracasos, de todas las cosas que había dejado a medias en la vida y pensé “esto no, esto lo voy a terminar aunque me tome todo el día”.

Y bueh, luego de la bravata interna, y la explosión de adrenalina llegué al kilómetro 17 y ahí todo dejó de ser divertido. Ya casi no levantaba los pies, y los vítores rebotaban en mis oídos zumbones. Unos calambres estomacales amenazaron con una imagen de pesadilla: me vi tendido en el pavimento, presa de espasmos y calambres, e indescriptiblemente bañado en mierda.

Tuve que dejar de trotar y hacer un recuento de daños mientras aminoraba el paso. Tenía los pies inflamados, las piernas hechas una miseria, calambres en la guata y unos sospechosos ardores en ambas tetillas. Por ahí por el kilómetro 19 (casi al llegar a Plaza Italia) decidí retomar el trote, en parte por el apoyo de la gente, y en parte porque me pasó una señora de como 60 años. Cuando iba en el kilómetro 20, me pasó fresco como una lechuga, el etiope ganador de la maratón (la verdadera, de 42 kms).

Cuando llevaba ya más de dos horas corriendo, pude ver a lo lejos La Moneda y la ansiada meta. Un último esfuerzo y empiezo a escuchar los gritos de “dale, dale” por los alta voces. No cabía en mi de orgullo hasta que me di cuenta que los gritos no eran para mi, sino para la chilena que estaba a punto de ganar la maratón en categoría femenina. Para que nos entendamos, la muchacha esa estaba a punto de correr el doble de distancia que yo, en el mismo tiempo.

Un porteño forjado en el machismo no era capaz de soportar tamaña afrenta, así que apreté los dientes y apuré el paso. Nadie sabía que competía contra ella, solo yo. Así que tampoco fue  tan triste cuando la susodicha me pasó en dos zancadas y terminó antes que yo. Todo daba lo mismo: sus aplausos eran también para mi, aunque los aplaudidores no lo supieran.

Al final, avancé a tropezones hasta el pastito de la plaza frente a la Torre Entel, donde me encontré con algunos colegas del laburo, uno de los cuales me apuntó el pecho horrorizado. Sangraste ! Me informó mientras yo me miraba por primera vez la polera blanca como la nieve, teñida con dos lineas verticales color rojo sangre. Tras sentirme como la Loica del cuento, me informaron que para prevenir el sangramiento por roce, hay que echarse crema o vaselina en los niples, información que hubiera resultado valiosísima unas 3 horas antes.

Y así, como un héroe anónimo entre otros 20 mil corredores ocasionales, tomé mis cosas, me despedí de todos, y volví CAMINANDO al departamento de mi buen amigo Maguily, donde me esperaba una ducha caliente y demás cuidados que merecía un gladiador como su servidor.

Un abrazo, (pero despacito porque las tetillas siguen doliendo)

M.

Anuncios

Entry filed under: Uncategorized.

LAS LECCIONES DEL REMEZÓN LAS FRUTAS Y YO

7 comentarios Add your own

  • 1. ximena  |  abril 15, 2010 en 8:28 pm

    o sea..que, corrió con una cota de malla??, nadie puede ser tan chamullento. amigo mio de hoy en mas no le voy a creer ni lo que rece, tengo un ex que corre el iron man y nunca me a contado que le sangren las pechugas ..se le paso la mano valderrama!!

    Responder
  • 2. Atalanta  |  abril 19, 2010 en 3:05 am

    M…por lo menos en el deporte cumple lo que promete….y termina lo que empieza……lo felicito.
    Ahora bien, me sorprende su comentario misógino…considerar una afrenta el que una mujer le gane en una disciplina deportiva que no es su fuerte….y compitiendo en otra categoría !!!…encima la trata de susodicha para terminar de denostarla……y el care rajismo pa decir que se apropió de los aplausos que eran para ella…..Lindo, no se compare con una mina cojonuda como ésa….podría quedar en vergüenza.

    Responder
  • 3. Don Vitto  |  mayo 3, 2010 en 1:38 pm

    Ximenaaa… waaaaa… no hable de pechugas de M… son imágenes atroces. ¨Pechugas!!! son de exclusividad femenina, los hombres sólo pueden referirse a las pechugas, pero no tenerlas…

    Don M… le fue mal comparándose con una campeona. Los aplausos no eran para tí, pero eran para los de la misma duela.

    En fin… mis felicitaciones por la hazaña. Espero que los próximos 21K sean más fáciles de enfrentar.

    Un abrazo

    Responder
  • 4. Carlitros  |  mayo 4, 2010 en 8:43 pm

    Hace un rato que no pasaba a saludarlo y con que buena historia me encuentro.

    Le recomiendo que vea “Run Fat Run”, es ideal para los que practican el deporte de correr. Es sobre un tipo que nunca cumple nada y un dia promete correr un maraton. Es bien divertida y tambien habla del problema del sangramiento. La dan de vez en cuando por el cable.

    A veces me dan ganas de correr, pero por ahora solo practico trekking.

    Un abrazo y felicitaciones por cumplir la meta.

    Desde este lado del mapocho… nos estamos leyendo.

    Responder
  • 5. ximena  |  mayo 9, 2010 en 1:45 am

    vi la pelicula…ok, segun eso, si, sangran…igual lo encuentro raro. disculpen la expresion, pero las otras denominaciones, me suenan peor…tetillas..horrrrriiiibleeee.

    Responder
  • 6. Malaquías  |  mayo 9, 2010 en 11:26 pm

    Gente, lo de los pezones sangrantes es real, 100% real, y de hecho, Ximenita, lo sabía incluso de antes de padecerlo. El tema es que nadie me dijo cómo prevenirlo, y bueh, como pasa muy a menudo, pensé que “a mi no me iba a pasar”.

    Y no, no tengo pechugas, sino dos sólidos bloques de concreto que otros llaman pectorales.

    Responder
  • 7. Atalanta  |  mayo 14, 2010 en 10:53 pm

    “Dos sólidos bloques de concreto”…….jaja, buena la talla. Sigue siendo agradable leerlo, tiene buen sentido del humor.
    salú!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

abril 2010
L M X J V S D
« Mar   Jul »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: