LA MUERTE ES MI COPILOTO

noviembre 6, 2007 at 12:39 am 18 comentarios

Había olvidado contarles algo impactante que me pasó:

Volvíamos con Dulcinea de un carrete en Valparaíso, camino a Quilpué, y medio dormidos por el ron de baja estofa que nos habíamos tomado, despertamos de súbito con un frenazo del colectivero. Sin decir nada se baja corriendo y miro hacia el lado y hay un auto volcado, con las ruedas hacia arriba. Mientras mis neuronas se iban reactivando de a poco, caché que otras 4 personas corrían desde otros vehículos hacia el accidente. Despierto a Dulcinea pa mostrarle lo del auto y le digo que me bajaré a ayudar.

Me bajo corriendo del colectivo, y llego junto a los hombres que empiezan a empujar el auto para volverlo al derecho (rueditas hacia abajo, se entiende). Entre los seis logramos voltearlo y recién ahí noto que adentro hay cinco personas atrapadas. La parte delantera está prácticamente desecha: el capó colapsado y el parabrisas desaparecido. La parte trasera, en cambio, parece intacta. Me voy al lado derecho del auto y abro la puerta trasera, la agarro a patadas para sacarla, sin mucho éxito, pero sí lo suficiente como para sacar al primer accidentado, inconciente. Por el otro lado, dos tipos logran abrir la puerta y sacar al muchacho que estaba sentado en la ventana de ese lado. Tras dejar al tipo tendido en la solera, vuelvo al auto para sacar al tercero, el que iba sentado al medio en la parte trasera. Lo tomo por las axilas y tiro un poco, pero no sale. Me meto al auto y veo que su pie izquierdo está atrapado de una forma bien ANTINATURAL bajo el asiento del chofer…. ahí es cuando miro al chofer…

 El tipo que conducía está aplastado por los fierros delanteros, con el volante encajado en el abdomen y con la cabeza hacia atrás. No tiene nariz, y la sangre lo cubre entero. Tiene los ojos abiertos, y su respiración se escucha agónica, como inundados de sangre los pulmones.

 Sin saber por qué, le tomé el pulso al chofer: estaba vivo, pero es imposible que yo lo saque. Me concentro en el tipo de atrás, y logro zafar su pie. Cuando lo saco, el primer tipo que había sacado ya había vuelto en sí, me toma y me pide entre sollozos que por favor ayude a su polola, que está sentada en el asiento del copiloto. El tipo está en shock y mientras me agarra, no me deja entrar al auto, lo trato de calmar y le pregunté el nombre.

– Orlando
– Y tu polola?
– Dafne
– Ya, trataré de sacarla.

Me meto de nuevo al auto y rompo el seguro del asiento delantero, para que el respaldo caiga hacia atrás. El peso de la niña la tira hacia mí y le tomo el pulso. También viva. LA RUIDOSA RESPIRACIÓN DEL CHOFER CESA. Lo miro brevemente pero sigo con la niña, debe tener unos 17 o 18 años. la tomo por los hombros e intento sacarla, pero algo tiene atrapadas sus piernas. Además, su cabeza cuelga sin resistencia, DEMASIADO SUELTA. Salgo del auto y le explico al pololo que Dafne está viva, pero que si intento moverla, tal vez la dañe más. El muchacho se agarra la cabeza y maldice al mundo, se sienta en la cuneta, desesperado e impotente. Me meto de nuevo sin saber para qué, y el chofer ya no se mueve. Forcejeo un poco más con la niña, y siento que si tiro fuerte puedo sacarla, pero prefiero evitar forzar las cosas. En eso siento las sirenas y llega bomberos.

Se bajan los profesionales, y en realidad, debo decir que saben lo que hacen: con sorprendente rapidez instalan grandes reflectores y sacan todo el equipo para cortar el auto. Los improvisados rescatistas nos damos cuenta que estorbamos y nos hacemos a un lado. Al ir al colectivo, Dulcinea está con el celular, intentando sin éxito llamar a Carabineros y la Ambulancia, me cuenta que ha estado todo el rato en eso, sin conseguir nada. Está temblando y llora. Al rato vuelve el chofer y seguimos nuestro camino.

Tras dejar a mi polola con su padre, tomo un colectivo de vuelta a Valpo. Al pasar junto al accidente, veo que el chofer ya está cubierto con una lona azul, y justo suben a la niña a una ambulancia. Llego a mi casa con la cabeza en otra parte, y a la mañana siguiente mi mamá me pregunta por qué mi chaqueta está llena de sangre. Tengo algunos cortes en la mano, y le cuento todo. Llamé al hospital de Quilpué para saber de la suerte de la niña: está viva pero grave. Luego me enteraría que sobrevivió, pero desconozco las secuelas.

Me enteré por la prensa que el Daewoo gris en el que iban, estaba haciendo carreras clandestinas, en algún momento perdieron el control y se fueron contra un poste. Les pondría el link, pero la verdad es que el único que encontré es de La Cuarta, y no me gusta que se humorice con algo tan triste. Por eso tampoco pongo fotos. Todos los diarios consignan que el chofer murió instantáneamente, pero yo sé que no es cierto.

Esto pasó hace unas dos semanas, me acordé del tema porque hoy hablábamos con el buen Feña, sobre el tema de la donación de órganos, y me contaba que cuando fue a renovar su licencia, preguntó si podía ser donante, Y EL DOCTOR LE SUGIRIÓ QUE NO, atendiendo a la extendida leyenda urbana que a los donantes accidentados, no le ponen tanto empeño al momento de los primeros auxilios. También me contó que había oído que en ocasiones, los familiares de gente que necesita trasplantes sobornan a los paramédicos para que “dejen morir” a los agonizantes. Ni él ni yo sabemos si esto último sea o no cierto, pero el tipo es PSI-CÓ-LO-GO y yo no estoy para poner en duda la palabra de un profesional de la mente y sus vericuetos. Por lo demás, concluimos que uno, en situaciónes límite, toma medidas desesperadas.

No sé por dónde agarren el debate, pero necesitaba vomitar esto, la primera noche soñé con la cara del occiso, y aunque todavía me sorprende que haya actuado con calma frente a tanto caos, espero no tener que enfrentar una situación nunca más.

Nos vemos,

Malaquías.

Anuncios

Entry filed under: General.

MALAQUÍAS, EL FÓBICO UNA TORTA VIRTUAL

18 comentarios Add your own

  • 1. ximena  |  noviembre 6, 2007 en 1:26 am

    querido..hacen ya unos meses usted se rio de mi cuando le dije que los angeles estaban entre nosotros, hoy espero que no se ria si le digo que cuando ellos no estan nos toca a nosotros hacer su trabajo, ahora ya sabe lo que se siente, ahora usted tuvo la gloriosa experiencia de HACER EL AMOR, con el corazon, es algo que no penso simplemente sintio que tenia q ayudar, eso es un beso de dios, hay en este mundo millones de personas que nunca tendran la experiencia q usted tuvo,sientase agradecido…
    disculpe si suena a sermon dominical, pero es algo que creo firmemente.

    Responder
  • 2. luchitoms  |  noviembre 6, 2007 en 5:11 am

    OK. esto es serio: nunca manejen ebrios o algo tomaditos…nunca se suban a un auto de un tipo medio cufifo, aunque se ofrezca amablemente a llevarlos…. Ni menos anden haciendo carreras o aceleren persiguiendo a algún pastelazo que maneja como imbécil para echarle una burda putada. Qué forma más antinatural, dolorosa y penca de perder la vida…Ojalá Malaquías no se le repita la experiencia.

    Ah… y lo de los órganos: no por unos cuantos mal paridos se puede desechar la idea de donar órganos.

    Responder
  • 3. Calíope  |  noviembre 6, 2007 en 12:13 pm

    Usted mi amigo tiene aventuras en serio, tengo que repetírselo.

    Con respecto a lo que dijo ese “profesional” (perdone las comillas pero no me parece serio), los mitos alrededor de la donación son macabros y ridículos. No creo que nadie se ponga a sobornar a paramédicos (para eso existe un mercado negro) o éstos le pongan menos empeño en salvar víctimas, al fin y al cabo el proceso para ser un donador viable está más allá de la voluntad de uno, los órganos deben servir y eso no se ve así nomás, mucho menos durante una emergencia.
    Es triste que un “psicólogo”, persona calificada por alguien para manejar una psiquis ande diciendo estas barbaridades.

    Perdone la extensión pero hay tanta gente que necesita vivir y por imbéciles ignorantes como esos, otros más ignorantes niegan ser útiles para otros que no sean los gusanos.

    besitos

    Responder
  • 4. Alienjandro  |  noviembre 6, 2007 en 12:38 pm

    ¡Malaquíaaaaaaas!

    ¡Lo sabía! ¡Lo sabía!

    Sabía que alguien podría malinterpretar el comentario que hice debido al tono y al contenido que posee, tomándolo como una afirmación supersticiosa y oscurantista.

    En fin, me parece necesario hacer acá una aclaración pública respecto de cómo se dieron las cosas y cómo emití el comentario, a modo de defensa de mi intención original. Esto no por ofelimidad, sino porque esto me parece un punto crucialmente aportativo en la discusión respecto de la donación de órganos.

    YO soy el psicólogo mencionado, YO soy el que fue a renovar su licencia y YO soy el que activamente quiso ser donante de órganos, ya que considero que si el fin de una vida (la mía, por ejemplo) puede salvar a otra, pues bienvenido sea. No veo razón lógica para querer que a uno lo entierren con todas sus células si, después de todo, igualmente van a formar parte del hummus.

    Lo que sucede es que una vez que le conté cómo se dieron las cosas, Malaquías me preguntó por qué el médico -el propio médico, quien debería propiciar la vida en todas sus formas- intentó disuadirme de inscribirme como donante de órganos. Ahí yo le respondí que ÉL hizo referencia al mito urbano de los paramédicos sobornados para dejar morir a un donante en la escena de un accidente, pero de modo alguno afirmé que eso ocurra de verdad.

    El que yo sea psicólogo es sólo una curiosidad dentro de la historia. Yo no le leo la mente a la gente. Les cobro para que crean que lo hago.

    Echa la apología, me retiro a tomar café.

    Responder
  • 5. autoexiliada  |  noviembre 6, 2007 en 12:56 pm

    Sí, el doctor de la Muni de Provi donde di el examen de manejo me preguntó lo de la donación y yo estaba como con el “sí” en la lengua cuando marca NO. Le reclamé, me miró con cara paternal y dijo: Cuando renueves la licencia lo traes bien pensado.

    Esta historia tuya me recuerda una película donde una mina como q ve la muerte y después ella, la pelada, la empieza a buscar. La hueá freak, de estar entre el más allá y el más acá.

    Responder
  • 6. Malaquías  |  noviembre 6, 2007 en 1:46 pm

    Xime: No recuerdo haberme reido de tal cosa. Mal que mal, también hay ángeles vengadores, con espadas llameantes y esas cosas. Y la verdad sea dicha, éste es el segundo accidente de tránsito en el que me toca ser rescatista improvisado: en el anterior, yo vi en vivo y en directo el choque y tuve que meterme al auto y apagarlo, porque tenía una fuga de combustible. También saqué a los ocupantes y los acompañé hasta que llegaron los paramédicos. De repente soy yo la yetta….

    Buen Luis: Nada como ser peatón, no? (aunque igual hay que tener cuidado). Personalmente, yo soy donante, pero ojalá me respeten las corneas… no sé, me da algo de “cosita” imaginar al forense sacándome los ojos. Si, ya sé que lo otro es que se me agusanen las cuencas, pero no sé… y si después resulta que la reencarnación es LITERAL?

    Cali: Completamente de acuerdo, y parece que es más frecuente de lo que parece esto de los médicos desaconsejando ser donante… cosa rara. Me acordé que en mi Magíster de Educación, me contaron el caso de España: una excelente campaña de educación de tránsito, trajo como consecuencia una drástica disminución de donantes. Curioso, al menos, porque nunca había pensado la interrelación directa. Y no me despotrique contra don Feña, que ya hizo sus descargos.

    Feña: Sepa disculpar la falta de acuciocidad en el relato, pero usté ya supo defenderse bien. Ahora, no sé cómo seré parte del Hummus desde mi ánfora sobre la chimenea de Pampita, mi viuda. Pero entiendo la metáfora.

    Autoexit: Si de películas se trata, la mejor es Bill & Ted. Ahí sale la muerte haciendo un papel memorable. Y qué cuático lo del doctor. Entiendo que igual según la legislación actual, aunque uno tenga el carnet de donante, al final es la familia la que decide, ¿o estoy mal?

    Saludos,

    M.

    Responder
  • 7. Calíope  |  noviembre 6, 2007 en 2:44 pm

    Ah bueno, yo me descargo toda la bronca y resulta que el susodicho psicólogo era el mismo que iba a donar los órganos jajaja… ud y sus amigos me confunden, no se juega asi con la mente…
    o si…
    no se…
    por lo pronto me quedo mas tranquila con sus amigos psicólogos pero no con el resto de los doctores 😉

    besitos

    Responder
  • 8. Pesaita Marisopa  |  noviembre 6, 2007 en 3:42 pm

    uuuuuffff
    creo que hay algo en tu karma que siempre te pone en esas situaciones que yo espero no tener que vivir nunca, ni en tu lugar ni el lugar de los accidentados, no reaccionaría como tu en casos de emergencia, creo que nisiquiera como Dulcinea

    No soy donante de organos, por opción familiar medio religiosa y no es nueva para mi esa teoría que escuchaste tu, de hecho a mi me la comentó un amigo bombero, que tb son victimas de sobornos en esos casos… y mi hermana doctora se ha desilucionado bastante con algunos colegas que en vez de pensar en el bien de los pacientes prefieren la retribución económica…

    justo este fin de semana escuché la anecdota de unas conocidas que por tener un aventón a casa se subieron al auto de un tipo medio curado… eso pasa todo el tiempo y agradesco la suerte de no haber tomados esas decisiones equivocadas cuando era medio niña y medio tonta

    algo de angel tienes dentro de ti, me gustaría tenerte cerca si me pasa algo asi

    igual esta bien hablar en serio de vez en cuando no?
    un abrazo

    Responder
  • 9. Alex Zappa  |  noviembre 6, 2007 en 11:00 pm

    Esto creo que no requiere cometarios..solo reflexion y si alguna vez nos toca algo parecido..mantener la calma y aportar en lo que se pueda….
    punto aparte es como se maneja en Chile y como la cosa es genetica..en España son los reyes de la imprudencia al volante.
    Agrego un saludo grandote a blodbrother Malaquias que ya esta en la vispera de cumpleaños!!! un abrazo y Te quiero..
    Tu Fat and pretty brother…

    Responder
  • 10. Carlota  |  noviembre 8, 2007 en 1:56 am

    te quiero mucho.

    Responder
  • 11. maite  |  noviembre 8, 2007 en 3:40 am

    Concha de su madre!!!!
    te encargo el realto.
    que angustia.
    Enfrentarse con la muerte asi in your face es terrible,
    se porque te lo digo.

    Yo también soy de la misma politica que tu amigo con respecto a la donacion de organos…

    como que todavia estoy choqueada,asi que
    bye.

    Un abrazo

    Responder
  • 12. Moira  |  noviembre 8, 2007 en 5:45 pm

    Ufff que fuerte. U yo que había entrado a leerte para relajarme un poco :p

    Dato curioso sobre un comentario que hiciste: Hacer campañas de donación de órganos en España es una soberana huevada, porque la legislación de ese país establece que TODOS los ciudadanos españoles son, por defecto, donantes de órganos. Esto significa que, en teoría al menos, lo que ellos deben manifestar es su deseo expreso de NO donar sus órganos y no al revés.

    Ahora, que esto se cumpla es otra cosa, ya que en general el personal médico intenta no ir contra los deseos de la familia por respeto.

    Responder
  • 13. Moira  |  noviembre 8, 2007 en 5:54 pm

    Aclaro: todos los españoles son por defecto donantes al morir (consentimiento presunto); al tratarse de donación en vida (por ej: un riñón), evidentemente deben dar su consentimiento.

    Responder
  • 14. Alex Zappa  |  noviembre 8, 2007 en 7:42 pm

    Echo de menos a la Pamela…..donde andas?..

    Responder
  • 15. Pame  |  noviembre 8, 2007 en 9:27 pm

    Don M. tema complicado el de la muerte, a todos nos ha tocado creo verla de cerca, lo mas fuerte es cuando le toca a algun familiar, hace un tiempo nos toco sacar del auto a mis sobrinas pues en la esquina chocaron a mi cuñada que iba con las niñitas, gracias a Dios no tuvieron mucho daño, pero el auto quedó pa’ la cagá!!! los carabineros dijeron que era un milagro, ver a las piojitas heridas fue lo peor…y bueno tambien me toco vestir a un Tio que murió, es heavy…ojalá nunca mas, bueno la vida es así, un dia dulce y otro amargo.
    Bueno un beso, que bien que conserve la calma en esos momentos, es lo principal. Eso sería. P.
    Permiso Don M…. Tan lindo Alex como siempre, quizas ausente momentáneamente pero lo tengo en mis oraciones, cuidese, un beso y un abracito, le parece? Muac, Pame.

    Responder
  • 16. SOL  |  enero 4, 2008 en 7:08 am

    DISCULPEN QUE DE MI OPINION AL RESPECTO DEL ACCIDENTE QUE ATENDIO MALAQUIAS, YO SOY PARAMEDICO, HE VISTO MUCHAS COSAS Y HE LEIDO DETENIDAMENTE SUS OPINIONES, YO LES ASEGURO QUE NINGUN PARAMEDICO, SOCORRISTA O RESCATISTA SE VENDE PARA “DEJAR MORIR”, LA MAYORIA DE NOSOTROS NO RECIBIMOS PAGA POR LO QUE HACEMOS SOMOS VOLUNTARIOS, NUSTRA UNICA PAGA Y DE VERDAD QUE ES ENORME ES PODER ENTREGAR A UN PACIENTE O LESIONADO CON VIDA A LAS MANOS DE GENTE EXPERIMENTADA DE LOS HOSPITALES, EL SABER QUE SE LES PUDO SALVAR LA VIDA, ESO ES LA MAS GRANDE E IMPORTANTE PAGA PARA NOSOTROS, NI SIQUIERA NOS DAMOS CUENTA SI SON DONADORES O NO HASTA QUE SE LLEGA AL HOSPITAL, NO PREJUZGEN DE VERDAD QUE LA LABOR QUE DESEMPEÑAMOS LA HACEMOS DE CORAZON SIN IMPORTARNOS QUE EN ESO SE NOS VA LA VIDA, PARA NOSOTROS NO HAY DIA FESTIVOS, DIAS DE PARRANDA NADA DE ESO, LES PIDO DE FAVOR QUE VAYAN AL SERVICIO DE EMERGENCIAS DE SU LOCALIDAD Y PREGUNTEN, SE VAN A DAR CUENTA QUE MUCHO DE LO QUE SE DICE NO ES VERDAD, DE CORAZON…
    “EL MEJOR REGALO Y PAGA DE UN SOCORRISTA, ES EL DIA SIGUIENTE”
    SALUDOS CON CARIÑO.

    SOL

    Responder
  • 17. SOL  |  enero 4, 2008 en 7:12 am

    P.D. AL DONAR LAS CORNEAS NO TE QUITAN EL OJO, ES SOLO UNA CAPITA QUE RECUBRE EL GLOBO OCULAR, ES MUY SENCILLO Y SE HACE CON TODO EL RESPETO QUE SE MERECE TU CUERPO. ES BONITO VIVIR DESPUES DE MORIR… YO SOY DONADORA Y SE QUE FALTA MUY POCO PARA ESO, TENGO UNA ENFERMEDAD QUE ESTA AVANZANDO RAPIDAMENTE Y MI UNICO CONSUELO Y ALEGRIA A ESTAS ALTURAS DE MI VIDA ES QUE ALGUIEN SEGUIRA DISFRUTANDO DEL SOL Y LA LUNA CUANDO YO YA NO ESTE… PIENSEN BIEN ESTO Y TOMEN LA MEJOR DECISION PARA UDS.

    Responder
  • 18. Malaquías  |  enero 4, 2008 en 1:35 pm

    Todo bien Sol, se agradece el dato, y no dudo de que sea por vocación y compromiso eso de ser socorrista. Por lo demás, yo tb soy donante y la mayor parte de las cosas que dije, son en joda. Un abrazo,

    M.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

noviembre 2007
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: