EL BOMBERO EN PIYAMA

octubre 22, 2006 at 10:05 pm 12 comentarios

Después de muchas horas sin dormir, di con mi cansada humanidad en la cama a eso de las 4 de la madrugada (luego de una saludable ducha de agua tibia, de esas que se dan las minas en las películas de terror B, justo antes de matarlas). Mi plan era dormir unas 15 horas, pero como a eso de las 10, me despertó un dedo pegado en el timbre del penhouse.

Me levanté balbuceando puteadas al inoportuno dueño del dedo, y al abrir la puerta, veo en lugar de una persona una nube de humo y una mancha roja y fugaz , que corría por los pasillos gritando FUEGO FUEGO, igualito que en las películas. Era mi vecina, al borde del shock.

Como en su huída dejó la puerta abierta, me metí al depto a cachar qué onda. Entiéndanme: llevaba unos 30 segundos despierto y estaba a patita pelá, parado en piyama en medio de una cocina llena de humo y fuego. Me acerqué a la cocina, y por atrás se asomaban una llamas bien feas, que amenazaban con pescar la campana de aire. Mientras espabilaba mis neuronas, llené una sartén con agua y la tiré por detrás de la cocina. Nada, las llamas seguían. “Fuga de gas” pensé.

Por un instante, me pasó por la cabeza la idea de mover la cocina hacia adelante para ver mejor, con el serio riesgo de quebrar la cañería encendida y convertirme en decorado mural. Afortunadamente, mis primeras neuronas reaccionaron y me dijeron “corta la llave de paso”. Y eso hice. Las  llamas bajaron. Con el primer acierto, agarré confianza y moví el mueble. Y claro, lo que se quemaba no era la cañería, sino una bandeja de plástico que se había derretido y chorreado por debajo de la cocina, por eso mi sartenazo de agua no la había alcanzado. Volví a la carga esta vez con un jarrito de agua, y lo tire en el fuego oculto, y ahora sí un gran PSSSSSSSSS  y se apagó el fuego.

Ahora lamento no haber aprovechado el momento y pelarme un par de naranjas que estaban encima del refrigerador, pero con el humo y la confusión sólo atiné a salir y calmar a los vecinos que se asomaban en sus dinteles. Uno que llegó con un extintor de auto para hacerse el héroe me miró medio picado, pese a que le expliqué que en realidad la vecina había exagerado y que bastaba con cortar el gas para arreglar todo. Ya la vecina estaba en llanto desatado sentada en la escalera, así que le dije que no se preocupara, que “el fuego estaba contolado” (por qué cuando uno es protagonista de noticias, hablará como si estuviera haciendo un despacho en vivo?) Luego le di dos palmaditas en la espalda, porque soy buen bombero en piyama, pero pésimo manejando histeria femenina, de hecho tenía ganas de charchetearla, así que las palmaditas igual fueron medias fuertes.

Arreglado el tema, me volví a mi camita, no sin antes lavarme las manos y la cara, porque yo que pensaba que eso de los bomberos tiznados es un cliché, resultó ser bastante cierto. Fue una mañana en que heroicamente salvé una tetera y media bandeja de plástico, pero hubiera preferido seguir durmiendo.

Bienvenidos todos, nos vemos.

Anuncios

Entry filed under: General, Uncategorized.

APIO VERDE 86.1

12 comentarios Add your own

  • 1. Leonor  |  octubre 22, 2006 en 10:35 pm

    Yo siempre dije que a la gordita no le iban a faltar excusas para hacerlos entrar en su departamento, pero con esto ya sobrepasó los límites, mira que tirar la bandeja encendida debajo de la cocina y hacer el show del incendio, fue como musssho.

    Leonor

    Responder
  • 2. 25  |  octubre 22, 2006 en 11:03 pm

    jajajajjajajajajjaja la dama de arriba tiene razón!
    pa mi q la vecina se sentía sola e inventó una fogata en la cocina…

    dejándose de bromas, mis felicitaciones Sr Valderrama por haber salvado una vida, y de paso, un edificio entero. (o no fue para tanto?)

    saludos

    Responder
  • 3. Pesaita  |  octubre 23, 2006 en 2:56 pm

    jajajajaja es que no puede ser que todo el tiempo te estén pasando tantas cosas ridiculamente raras!!!
    .
    Yo creo que te las buscas…
    .
    Yo este finde sólo me quedé encerrada en un ascensor, pero la cuento mejor tu sabes donde!

    Saludos

    Responder
  • 4. Malaquías  |  octubre 23, 2006 en 2:59 pm

    Bueno, si la idea era seducir a los galanes que tiene por vecinos, podría haberse sacado el piyama rojo con animalitos y pasarse una manito de gato, o al gato entero, porque entre el susto y la cara de sueño de la casi víctima, no hubiera despertado ni la líbido del Tila.

    No, no era pa tanto, el edificio es de concreto y las cocinas estàn revestidas de azulejos. Ahora, si la cosa pescaba la cañería de gas, pudo pasar a castaño oscuro, o de frentón negro carbón.

    Saludos,
    Malaquías.

    Responder
  • 5. Serpico  |  octubre 23, 2006 en 3:31 pm

    El viejo truco del incendio de la vecina…..Diego, Diego…..tu nunca cambias.
    Si te interesa, te puedes pasar por mi casa a buscar una chaqueta de cuero y una toalla blanquita que aun me quedan de recuerdo.En tu lugar yo me preparo, no sea que tu vecina ya tenga planeados un par de incendios semanales…y para eso, que mejor que tener el mono listo a los pies de la cama, cosa de salir corriendo (sin piyama) a apagarle su fuego….
    Un saludo de la tierra de la cerveza

    Responder
  • 6. alex zappa  |  octubre 23, 2006 en 6:00 pm

    Asi es pues..bueno para apagar incendios el hombre….
    especialmente el de la garganta..
    un abrazo al heroe de la Compañia General Varela.

    Responder
  • 7. Malaquías  |  octubre 23, 2006 en 7:02 pm

    Señores, señores, más respeto con el noble gremio de los pirómanos asumidos, alias Cuerpo de Bomberos de Chile. Por lo demás, dudo que me pudiera en brazos a la Vecina, que está bien pasadita en las chorrillanas. Así que lamentablemente terminaría hecha chicharrón en caso de incendio verdadero.

    Serpico, estás en Limache o en Valdivia? Saludos a Alex Zappa, que anda apagando otros incendios en el círculo polar ártico.

    Responder
  • 8. Serpico  |  octubre 23, 2006 en 10:19 pm

    Castellano=Schwul
    Aleman=Maricon

    buenas noches….

    Responder
  • 9. Serpico  |  octubre 23, 2006 en 10:20 pm

    Limache cerró la creveceria hace tiempo…..y en Valdivia ni siquiera hay Internet…

    buenas noches….

    Responder
  • 10. Jaime  |  octubre 24, 2006 en 6:16 pm

    vaya… vaya… creo que la prevención en estos casos es fundamental mi querido amigo… vuel… busca a tu vecina y dale algún curso basico sobre la materia… si no la proxima vez te tendras que tirar de la ventana para escapar del fuego..
    Jaime

    Responder
  • 11. Pesaita  |  octubre 24, 2006 en 6:48 pm

    Ooooooooye pero que linda te quedo la foto en el blog!!!! Se nota que tienes mucho apoyo diseñístico eeeee.

    Besotes

    Responder
  • 12. Don Vitto  |  octubre 26, 2006 en 6:09 pm

    A propósito de la foto… me hace falta el dueño del brazo que lleva la bolsa de pan batido, el de la salida de cancha que va camino al plan.

    Un abrazo, gran master de la prosa.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

octubre 2006
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: