SOLTAR EL HUACHO

julio 27, 2006 at 10:53 pm 12 comentarios

Mi primera Soltada de Huacho me vino en plena cita a ciegas. Estaba yo en el cine, a punto de iniciar la clásica jugada, bostezo/brazo arriba/brazo al hombro, cuando en la película Guido da vuelta una vitrola y se pone a gritarle huevadas como “Buon Giorno Principessa” a la esposa que estaba en el mismo campo de concentración, pero en el lado de las minas. Ahí me vino como un nudo en el gaznate y empecé a llorar piolita, mientras mi acompañante me miraba de reojo, visiblemente incómoda. Dos horas de llanto después, la despedía con la dignidad hecha añicos y contagiado para siempre del Síndrome de Malaquías.

Pero ojo, no se debe confundir soltar el huacho con el vulgar lloriqueo, esperable y deseable en momentos como funerales, goles en contra de Cobreloa, rupturas, desengaños, testimonios de la Teletón, cuando ET casi muere, martillazos en los genitales, etc. No. La esencia de soltar el huacho es que te aborda en los momentos más inesperados y freaks, por ejemplo (basados en la vida real):

Comercial de Clos de Pirque
Hablando por teléfono con la mamá del amigo que está lejos
Película Cars de Pixar
Un capítulo de Mattlock
El Rey León
Big Fish
De la nada, casi como PMS
Exámenes de grado de los amigos
El libro “Mi planta de Naranja Lima” (uf, se los recomiendo).

Por supuesto, se me quedan muchos en el tintero, porque es algo que me ocurre más o menos a menudo. Profundizando en el tema, estoy cachando que mi lado débil es “historias tristes o conmovedoras en la relación padre/hijo”. Esa es la hebra que me caga y seguramente un padre semiausente como el mío tiene mucho que decir al respecto. Por lo demás, el bloqueo emocional no sólo se me nota soltando el huacho, sino también en aquellas raras ocasiones en que me he pasado en las copas y en vez del espíritu alegre, se manifiesta un lado B tristón y que hace pucheros, que bien pocos han visto.

Y nada, les dejo la puerta abierta a quienes les pase algo similar, que tengan una fonola corrida que los haga llorar cuando nadie más lo hace. Estaré atento a sus comentarios y con el pañuelo listo, por si las moscas.

Un abrazo, M.

Anuncios

Entry filed under: Ombliguismo.

CHILE: UN PENDEJO NERD PIKA-BLOG

12 comentarios Add your own

  • 1. Pesaita  |  julio 27, 2006 en 11:26 pm

    Aunque.me.borraste.”sin.querer”.te.perdono.
    y.sigo.siendo.la.primera
    (la.barra.espaciadora.sigue.mala)

    Decía.que.me.pasa.parecido,que.cuando.tengo.pena
    no.me.sale.la.lágrima.como.que.se.me.hubiera.cortado
    el.agua.jajaja.no.pago.nunca.la.cuenta.y.derrocho
    en.tonteras.

    beso.no.me.borre.denuevo.que.sin.espaciadora.igual
    es.pega

    Responder
  • 2. Leonor  |  julio 28, 2006 en 4:28 am

    Valderrama que tentación analizar lo que pones, pero… me contendré. Eso si que yo creo que te falta nombrar algunas ocasiones de “soltada de huacho”, porque yo creo que te he visto llorar hasta con los Padrinos mágicos.

    Responder
  • 3. Milenko  |  julio 28, 2006 en 10:53 am

    A mi me ha pasado tambien con algun comercial. Es increible como en un par de segundos se pueda detonar un apreton de garganta. Yo creo que es porque nos pilla volando bajo. Como dijo el mismo coleflecha, (pero en el contexto de galanteria) en la peli “el abogado del diablo”, QUE NO TE VEAN VENIR. ASi se cuela la sensibileria (barata a veces) en la puerta que dejamos junta.
    Mencinone’ que llorar es de mariquitas? creo que no. MARIQUITA MARIQUITA. LLora ahora poh.uuuuy. ya ya ya.

    Responder
  • 4. Malaquías  |  julio 28, 2006 en 5:17 pm

    Aah, pero Leonor… igual la dejé fácil, que si me da el ostracismo de nuevo, me largo con boludeces y de mi riqueza interior no se asoma nunca más nada… que no es lo mismo ser acomplejado que complejo.

    Y ya son dos los que reconocen que sueltan el huacho de vez en cuando, de manera inesperada. Confieso que de los años que conozco a Milenko, nunca lo he visto soltar el huacho, lo que vendría a remendar otros vacíos de masculinidad como un gusto tardío por el fútbol y una pieza color lila.

    Saludos a todos, buaaa…

    Responder
  • 5. Malaquías  |  julio 28, 2006 en 5:19 pm

    Pd: Los padrinos mágicos la llevan. Aguante Cosmo y el papá de Timmy.

    Ahora sí, Losve.

    Responder
  • 6. Gaby  |  julio 29, 2006 en 3:14 am

    Efectivamente, tambièn sufro de tu sìndrome. Tambièn me afectan muchìsimo las situaciones madre/hijo padre/hijo. De todos modos, también estoy convencida de que el efecto música de fondo es crucial. He probado bajándole el volumen y no produce tanto efecto.

    Responder
  • 7. Malaquías  |  julio 31, 2006 en 6:18 pm

    Update: El sábado me vino otro acceso de Soltada de Huacho, mientras hacía zapping pillé la Gala de Rojo (sí, Fama contra Fama) y vi el triste testimonio de un pobre bailarín poltoliqueño llamado Edwin Rivera que extrañaba a su máma (“mamita ailoviú”) y a su pápa (“papi ailoviú tú”) en eso -snif- al más puro estilo del Pollo Fuentes, el cabro estaba hablando y aparecen por detrás sus viejos sin que se de cuenta, hasta que lo abrazan de improviso y ahí, con la música clásica de reencuentros familiares, solté el Huacho.

    Responder
  • 8. ximena  |  agosto 1, 2006 en 7:02 pm

    somos millones ( de llorones )por años pense q mi hermano menor era niñita x q llora hasta con las puestas d sol ahora treinton y padre sigue lloron , la diferencia es q, visto desde la perspectiva d mis ya 40 , ahora es….lindo

    Responder
  • 9. sup  |  agosto 2, 2006 en 11:49 pm

    yo siempre lo había relacionado con una cuestión más bien hormonal, a juzgar por las marcas en mi calendario. lo bueno es que así era fácil echarle la culpa a la naturaleza por esos arranques de sentimentalismo.
    pero ahora que lo veo explicado así, con nombre de síndrome y todo, creo que estaba en un error. no es la naturaleza, es MI naturaleza. y me delata. y veo que somos varios los que la compartimos.
    no queda más que resignarse. o buscar excusas del tipo “tengo una basura en el ojo” para salvar la dignidad.
    saludos.
    (uf, me emocioné)

    Responder
  • 10. Wallas  |  agosto 8, 2006 en 6:16 pm

    Me pasa lo mismo. Solté el guacho a mares con el Hombre Elefante, y con un película del racismo en norteamerica que vi cuando chico. Y casi lo suelto cuando, luego de haber vuelto a la comarca de su travesía, los cuatro Hobbits se dan unas miradas complices mientras beben una chela en el bar El Dragón Verde, todo acompañado de una asombrosa melodía.
    Tengo más, y más cebollas todavía.
    Saludos.

    Responder
  • 11. Mirtilla  |  agosto 8, 2010 en 10:20 am

    Y de donde vendrá esta expresión, algunos amigos (sureños) le dan otro significado, seria “el organo” y un par de amigas nunca habian escuchado. Llegué a la conclusión que es una expresión nortina com “cruzar la huella”, ‘chalequina’, ‘paloposte’. Será??? Me encanta tu humor.

    Responder
  • 12. alfred angelo 2251  |  diciembre 29, 2013 en 3:26 am

    you may have an important weblog here! would you prefer to make some invite posts on my blog?

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

julio 2006
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: