EL VIEJAZO

marzo 28, 2006 at 5:13 pm 4 comentarios

Hace muuuuuchos años atrás, tal vez dos o incluso más, Valderrama era un tipo que podía someterse a los más duros rigores de la jarana porteña y levantarse fresco y airoso, cual coliflor bañada por el rocío, a la jornada laboral del día siguiente.

Recuerdo con especial afecto aquellos entrañables miércoles en el bar Esmeralda, (posterior Mastodonte) en el corazón de Valparaíso, donde junto a ilustres personajes cantábamos exactamente las mismas canciones semana a semana, en una especie de mantra alcohólico que duraba hasta como las cuatro de la mañana.

O incluso me remonto más atrás, a los tiempos de la Universidad, donde saludábamos el nuevo día con una piscola en la mano, nos lavábamos la cara y partíamos a la universidad en micros diferentes, pa pasar piola. Donde llegué a tomar tanto que en un momento se me despellejaron las manos, según supe después por una reacción del hígado… Claro, no es que añore también ESOS efectos, ni creo que me gustaría seguir exactamente donde mismo, pero sí sería agradable poder desordenarse de vez en cuando sin tener que soportar un indio cherokee enterrándote el hacha en el cráneo al día siguiente.

Y ahora heme aquí, convertido en un adulto fomen que mira el reloj y se impacienta cual cenicienta cuando se acerca la medianoche. Un debiluis que no puede cenar comida muy pesada porque no duerme bien… en síntesis, en un mamón.

Mi recién estrenada Gastritis se siente como una paliza con 29 calendarios juntos, y entre idas y venidas al baño he tenido que mirarme al espejo, y contemplar mi rostro demacrado por la falta de sueño y la inanción, que ya va para las 24 horas. Pero como siempre me creído el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie, pretendo mejorarme luego de esta cagadita, componer el ánimo, y abordar los nuevos desafíos que me depara la treintena.

Ya, ese fue mi desahogo. Que tengan una buena semana. Y cuídense la guatita, se los digo yo….

Anuncios

Entry filed under: General.

PRIAPO EL EVANGELIO SEGÚN SAN MALAQUÍAS

4 comentarios Add your own

  • 1. Carola  |  marzo 28, 2006 en 5:30 pm

    Freaking Malaquías

    Veo que has constatado por ti mismo que sólo los favoritos de los dioses tenemos la virtud de la eternidad y un hígado y aparato gástrico privilegiados.
    Si te sirve de consuelo, al menos no tienes el famoso colon irritable del que habla la mitad de la población económicamente activa sobre 25 años.

    Un besito y cuidese

    Responder
  • 2. Aluap  |  marzo 28, 2006 en 5:44 pm

    Mi estimadísimo amigo de tantas batallas. En el trabajo se burlan de mí pq no me gusta salir en la semana. Si hago algún “desarreglo” en día hábil, no me recupero hasta el año que viene. Pero mientras mis amigos y colegas se rompen el hígado yo disfruto alegremente cual vieja de mierda “La esclava Isaura”. Y Leoncio…puta el hueón malo. Pero malo malo, del verbo malo.

    En fin, cambié el tema.
    Un abrazo y que no le venga úlcera.

    PD: Recuerdas cuando el Mastodonte cambió a “Mastosound”? Pucha, y creo que en una de esas idas semanales (y por estar en STgo) me perdí el tenedor biónico de la inexpresiva-polola-de-tú-ya-sabes-quién.

    Responder
  • 3. Milenko  |  abril 3, 2006 en 12:46 pm

    Has de saber que estoy en las mismas! Si piensas que por irse lejos uno deja su historia atras, y puede hacerse el jovencito, ES MENTIRA!! còmo puede saber el cuerpo los annos y carretes que tengo si los cumplì tan lejos? es asombrosa la naturaleza Si tuviera que ponerle un nombre al fenomeno seria “Universalidad y memoria de efectos correlativos y causales temporales”, o simplemente Efecto Milenko, para acortar.
    En todo caso, como autoterapia y como defensa ante esos mocosos deportistas/carreteros/estudiosos puedes aclarar: “yo solia ser joven”
    Saludos cauro. Y no sè por què tus relatos de una manera u otra terminan con tintes intestinales. La cagai. Cagon. Cagao.

    Responder
  • 4. Wallas  |  abril 6, 2006 en 8:50 pm

    Bueno, debo ser sincero. Los únicos síntomas que tengo de viejo es contar una y otras vez todas las aventuras que he pasado con mis amigotes, donde por supuesto tienen prioridad las acaecidas en mi viejo y querido puerto. Y con todo orgullo, debo decir que jamás me aburriré de contarlas.
    El resto, está todo bien, creo. Quizás por eso el viejazo me llegará de una forma mucho más brutal y descarnada que a mi compadre malaquias.
    Pero weno, a seguir chupando.
    saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

marzo 2006
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: